Asumir un compromiso ambiental debe ser una competencia social experimentada y adquirida desde niños, ya que solo a través de ella se podrán usar sustentablemente los recursos naturales y energéticos, favoreciendo el respeto por la biodiversidad, y los bienes y los servicios ambientales que ofrece la naturaleza para la existencia de todos los seres vivos.